La joven Susana se come su primera polla negra

Susana y sus amigas llevaban varios días hablando sobre quien se comería su primera polla negra, entre risas y desafíos, Susana decidió contactar con un viejo amigo de la universidad. Una tarde quedaron en la casa de él y la joven por fin, después de tanto hablar con sus amigas, cumplió con el reto que había hablado con sus amigas aquella tarde. Podréis ver como la joven Susana, a duras penas, se come esa enorme polla de su amigo y luego la cabalga con muchísima pasión.