Cámara oculta en el probador

Uno de los trabajadores de esta tienda de ropa interior para mujeres no tenía otra cosa que hacer que aprovechar de esta manera su turno de trabajo. Decidió colocar una cámara oculta en uno de los probadores de la tienda, para así poder espiar a las mujeres que entrasen en el probador. Un joven "afortunada" entró en la tienda con la intención de comprarse unos bikinis para la playa y tuvo la suerte de entrar en el probador en el que el empleado había colocado su cámara. La chica sin saberlo se desnuda y deja al aire sus preciosas tetas y su rico culo. La próxima vez que entréis a un probador, seguro que miraréis por si hay alguna cámara oculta.