Joven es follada dúramente

Mario estaba en casa de su gran amigo Joaquin tramitando unos trabajos que tenían pendientes. Joaquien tuvo que salir a comprar unas cosas necesarias para el trabajo que estaban realzando. Mario, mientras que su amigo volvía de comprar, se puso a dar un paseo por la casa y a tomar un vaso de agua. Al pasar por una de las habitaciones, se encontró con la hija de su amigo, una joven y atractiva chica de unos 19 años. La hija de su amigo, se puso de pie y se presentó a Mario. Seguidamente se pusieron a hablar y al rato pasó una cosa que Mario no se imaginaba que pudiese suceder...