Obsesionado por atar a las mujeres

Hace muchos años, este hombre encontró una de sus aficiones ocultas preferidas. Un día, cuando mantenía relaciones sexuales, la chica lo ató a la cama y lo dejó totalmente inmóvil, haciendo con él todo lo que quisiese. Esta actividad, por lo visto le gustó y en sus siguientes relaciones sexuales quiso probar, pero a la inversa. Tener el control absoluto de las mujeres con las que se acostaba le ponía a mil. Como podréis ver en este vídeo, el hombre la ata por todos lados para hacer con ella todo lo que quiera.