Ejercitando a su entrenador personal

Sara se estaba preparando para tener un buen cuerpo para el verano, por eso, contrato los servicios de un entrenador personal, para así tener unas ayuda extra en sus entrenamientos. Un día, para compensar a su entrenador personal, Sara estaba muy animada y coqueteaba mucho con él. Al finalizar la tabla de ejercicios de ese día, aprovechó que el gimnasio estaba vacío, para así poder follarse a su entrenador y agradecer todo lo que hacía por ella...