Sexo salvaje con una pelirroja

Una joven pareja, pasaban el día en la playa. Cuando se hizo tarde, la pareja decidió entrar a la casa y darse una buena ducha. La chica sabía que hacer para poner cachondo a su novio, acercaba su culo a su polla y se restregaba. Cogía sus manos y las ponía en su preciosas tetas. Cuando terminaron de ducharse, el novio la sentó encima de una mesa y le comió el coño. Una vez estaban los dos bastante cachondos, le metió la polla sin pensárselo dos veces y le daba unas fuertes embestidas para hacerla disfrutar...