Sexo romántico en casa

La chica estaba sentada en el sofá en ropa interior. Apareció por detrás su pareja, besándola en el cuello. Ambos se empezaron a poner muy cachondos por la situación. Ella se incorporó y agarró la polla de su pareja muy fuerte y se la metió en la boca. Disfrutaba como nunca de esa rica mamada, lo que hizo que su pareja se excitara bastante y le empezase a comer el coño. Una vez estaba bien lubricado, le metió la polla lentamente. Ambos gozaban de placer, acariciaban todas las partes de su cuerpo y no dejaban de besarse...