Sexo en la clase de yoga

Dos amigas iban todos los días a clases de yoga. Un día el profesor que tenían faltó y trajeron a un sustituto. Era un joven muy atractivo y las dos amigas se empezaron a poner cachondas al verlo. Hicieron una serie de ejercicios de relajación, pero estas lo único que hacían era provocar al profesor para intentar terminar follándoselo. Al final consiguieron lo que querían y el profesor les tocó el coño a cada una. Cuando ambos estaban cachondos, empezaron a follar...