Tarde de sexo con dos jovencitas

Dos amigas estaban en casa de un amigo. Estaban algo cachondas y empezaron a tocarse entre ellas. El chico se sacó la polla para que estas se la chuparan. Ellas encantadas empezaron a hacerle una buena mamada. El chico se ponía muy cachondo ya que no dejaban de mirarlo fijamente a los ojos mientras se la chupaban. Cogió a una de ellas y se la puso encima. Le metió la polla hasta que la hizo gritar del gusto...