Termina corriéndose en el ojo de su novia

Mi novia me dijo por la mañana que se había despertado muy cachonda y que cuando volviese del trabajo me iba a hacer un buen favor. Por la tarde, cuando llegó a casa, me sentó en el sofá y me quitó los pantalones con mucha prisa. Dejó mi pene al aire libre, estaba flácido, pero ella se encargo de ponerlo bien duro en segundos. Se puso de rodillas frente a mi y empezó a tocarme y a meterse el pene en la boca. Cuando llevaba mucho rato chupándomela, yo no podía aguantarme más y tuve que correrme. Mi novia tuvo la mala suerte de estar en esa posición y terminé corriéndome en su ojo...